Los secretos para crear relaciones sólidas 2/2

Continuando con la entrada anterior acerca de Los secretos para crear relaciones sólidas, en esta entrada se complementan estos principios con tres adicionales donde se profundiza sobre cómo simpatizar con las personas que interactuamos y lograr una conexión.

Hablar menos, escuchar más

Cuando estamos en dificultades, muchas veces lo único que necesitamos es alguien que nos escuche. Esto generalmente pasa también con un cliente irritado, un empleado insatisfecho o un amigo disgustado. Las personas tienden a suavizarse cuando se encuentran frente a un oyente que sea paciente y simpático.

Se debe animar a los demás a que hablen de sí mismos, de esta manera las personas pensaran que somos buenos conversadores, cuando en realidad, lo que habremos aprendido será a ser un buen oyente. Las personas con las que hablamos están más interesadas en sí mismas y en sus necesidades que en nosotros y sus problemas.

Como decía Nicholas Murray Butler: “La persona que sólo habla de sí, sólo piensa en sí, la persona que sólo piensa en sí mismo carece de toda educación”.

Hablar de lo que los demás estén interesados

El camino más corto hacia el corazón de una persona se basa en hablarle de las cosas que le son más interesantes. Empresarios, vendedores y maestros saben que se logra crear un vínculo sincero cuando se conecta con los intereses del interlocutor.

Es importante hablar siempre de lo que interese a los demás, esto es beneficioso para las dos partes. Iniciar una conversación con un tema que resulte de interés para la otra persona, abre el camino además para aplicar el principio anterior, donde la personas será un gran conocedor del tema y nos dará la oportunidad de escuchar todo lo que tiene que decir.

Lograr que los demás se sientan importantes

Por lo general, todas las personas que conocemos en algún punto se sienten superiores a nosotros en algún sentido, y una forma para simpatizar con ellas es hacerles conocer (de manera sutil) que reconocemos su importancia.

De uno u otro modo, todos buscamos la aprobación de aquellos con quienes nos relacionamos. Queremos que se reconozcan nuestros méritos, queremos sentirnos importantes en su mundo. No nos interesa adulaciones sin sinceridad, pero nos llenamos con un aprecio sincero.

“Hábleles a las personas de ellos mismos y lo escucharán durante horas”. Benjamín Disraeli.

Basado en “Cómo ganar amigos e influir en los demás” de Dale Carnegie 

Imagen de pixabay.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s