¿El Marketing me salvará?

Mientras los mercadólogos nos agotamos tratando de hacer del marketing una herramienta de uso cotidiano en las empresas, algunos empresarios ven a la mercadotecnia como el último recurso para salvar un mal negocio o un mal producto.

Con frecuencia este tipo de pensamiento conduce a errores de aplicación del marketing, exageradas expectativas de resultados y mal gasto de recursos; y al final cuando los resultados no son los esperados, los empresarios llegan a la errónea conclusión que el marketing no sirve.

E. Gómez sostiene que los problemas de una empresa en muy pocas ocasiones se solucionan con el marketing. En un 99% de ocasiones la causa es interna, por lo que se debe hacer un análisis profundo de todo el negocio. La mayor parte del tiempo se trata de un producto mal diseñado o de la mala identificación de las necesidades del cliente. Para solucionar esto es necesario realizar una comparación objetiva con la competencia e identificar lo que hace falta para atraer a los clientes.

Si un producto no cumple las expectativas del cliente, el problema no es de mercadotecnia. Esta herramienta despierta el interés en el público y genera expectativas, y si el resultado del producto es inferior a lo prometido, la decepción de los usuarios se sentirá. Se aconseja arreglar el producto o reposicionarlo en donde las exigencias del mercado sean menores. Hay que recordar que una marca con mala fama es igual de poderosa como una buena marca, pero con efecto contrario.

La mercadotecnia es incierta ya que tiene un amplio margen de error y nadie puede asegurar el resultado de una promoción ya que el comportamiento humano es impredecible. El marketing es un campo de experimentación constante. Todos los negocios exitosos tienen en común la experimentación y la innovación. Por esto es necesario poner en práctica el mayor número de acciones posibles, conservar las que funcionen y desechar las que fallen.

Para Gómez la mercadotecnia no muestra resultados de inmediato, la única manera de que la mercadotecnia sea efectiva es repetir los esfuerzos una y otra vez hasta que el mercado reaccione. Se aplican 3 R en la mercadotecnia: Repetir el mensaje, respetar a los prospectos dándoles información útil y veraz; y refregar a la competencia ganándole en innovación, calidad y atención al cliente.

El marketing no vende, su trabajo consiste en atraer clientes potenciales al negocio, concentra sus esfuerzos en conocer a fondo los deseos del mercado, las necesidades y gustos del consumidor.

Para manejar un marketing efectivo es necesario realizar mediciones, es decir, se debe identificar el resultado de los esfuerzos de marketing que se hagan en el negocio. Por lo general la mejor medición son las ventas; pero en todo momento se debe tener una herramienta de medición visible y confiable que nos permita rastrear el resultado de la inversión.

El marketing no es de ayuda cuando la empresa está al borde de la quiebra. La mejor estrategia es un plan que impacte a todas las áreas de la empresa.

Como conclusión se puede decir que el marketing no es una herramienta que genere resultados de un día para otro, ni mucho menos que sirva para salvar empresas o productos terminales. Una buena estrategia de mercadotecnia siempre facilitará las ventas pero es necesario mantener y respetar el orden, primero se debe realizar una campaña de marketing efectiva, y luego medir la efectividad de esa campaña mediante las ventas.

Cuando el marketing y las ventas trabajan en coordinación, el marketing tiene como objetivo identificar a los clientes potenciales y definir la mejor forma de construir una presencia positiva del producto, servicio o empresa entre ellos.

Como ya se mencionó, el marketing no es una cura milagrosa para las empresas o productos moribundos, lo que se debe hacer en esos casos es concentrar los esfuerzos en rescatar lo que más se pueda del negocio y hacer nuevos planes cuando se controle la crisis.

El dilema no se concentra en hacer o no hacer mercadotecnia, el dilema real se enfoca en si se hace buena o mala mercadotecnia.

Artículo publicado inicialmente en Puro Marketing

Imagen de pixabay.com

Anuncios

2 comentarios en “¿El Marketing me salvará?

  1. El detalle tiene que ser enfocado si el producto que se vende es óptimo y como atrae este a los demás. Estoy de acuerdo que la mercadotecnia no salva a las empresas, pero recalcó si el producto que se ofrece al público es bueno; sin lugar a dudas tendrá éxito.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s